Saudi business visa

Car Detailing

Turkish Visas

Motorhome Hire

0ccbb7d18497d82ce7cdd2933264e2f9e85219dc

Recent Comments

    Para viajar con niños… ¿Madrid o Barcelona?

    Viajar en familia a las grandes capitales españolas puede ser una opción de vacaciones cómoda y económica pero para ello es necesario tener en cuenta qué nos va a aportar cada ciudad y qué es lo que buscamos para pasar esos días lejos de casa. Los mejores ejemplos son Madrid y Barcelona. Ambas están llenas de posibilidades pero, al mismo tiempo, en ambas estas propuestas de ocio y descanso pueden ser muy diversas.

    Barcelona siempre tiene el plus de la playa, por ejemplo, lo que la convierte en un destino muy interesante para ir con los niños ya que ellos agradecen unos días de libertad bajo el sol. Toda la costa de Barcelona está plagada de pueblecitos y de zonas de baño ideales incluso para los más pequeños, con servicios perfectamente adaptados a sus necesidades y con alternativas complementarias de entretenimiento.

    Destaca, por supuesto, el parque de atracciones de Portaventura, en Salou, a poco más de una hora en coche o los pueblos cercanos como Calella o Pineda de Mar, con un ambiente tranquilo y familiar. La propia Barcelona capital se nos presenta como una ciudad amable, cálida, con su playa y con mucha oferta infantil de actividades: el Macba (centro de arte contemporáneo en el centro de la ciudad) suele programar talleres y exposiciones interesantes que permiten acercar el arte moderno a los más pequeños; nunca falla el CosmoCaixa, el Zoo de Barcelona, el Poble Espanyol, el Museo Blau, el Parc Güell o el Aquarium en el Port Vell.

    Los alrededores del centro de Barcelona son una opción muy socorrida: los toboganes de Montjuïc y el Tibidabo; el gran parque Diagonal Mar… O, un poco más lejos, encontramos Mataró, donde  hay un gran parque con tirolinas que hace las delicias de los más pequeños.

    Para los mayores, Barcelona es la ciudad perfecta: selecta, con esa calma mediterránea, innovadora y divertida. Sus plazas y terrazas son ideales para tomarse algo a cualquier hora, las zonas de marcha son múltiples y variadas y los lugares de interés histórico son innumerables: la ruta del modernismo, la Catedral, la Sagrada Familia, las Ramblas… Toda la Ciutat Vella, en general, es un espacio en el que perderse y agotar la batería de la cámara haciendo fotografías.

    Gastronómicamente también es un destino al alza: además de sus famosos restaurantes con Estrella Michelín, cuenta con una oferta enorme de restaurantes con cocinas de todos los países, especialidades orgánicas y veganas, platos innovadores y, por supuesto, la cocina tradicional catalana, que es una de las más ricas y variadas de nuestro país.

    Madrid, por su parte, es una ciudad sin playa pero con una vida vibrante. Su clásica hospitalidad y sus espacios verdes hacen de ella una urbe amable y acogedora a la hora de plantearse unas vacaciones con niños. Eso sí: implica más actividad y menos relax que Barcelona porque para vivir Madrid hay que patear sus calles, entrar en sus tiendas, salir de vermú y tapeo, visitar museos, ir a algún concierto…

    La oferta es más cultural, siendo sus puntos fuertes los teatros, cines, salas de ópera y conciertos, las plazas donde siempre uno se sorprende con actividades nuevas para todas las edades y sus parajes incomparables, desde el Retiro a la Casa de Campo. No hay que olvidar tampoco su sierra: sí, aquí los amantes de la montaña frente a la playa serán muy, pero que muy felices.

    A la sierra de Madrid se puede llegar incluso estando alojado en el centro de forma muy cómoda, con un divertido viaje en tren, para pasar una jornada entera en plena naturaleza, picnic incluido. Los peques disfrutarán practicando un poco de senderismo por paisajes preciosos y los mayores tendréis ese campo de desconexión perfecto para dar puerta a la rutina, las prisas y los agobios.

    También en Madrid hay parques de atracciones y aquaparks en las afueras, Faunia, el ZooAquarium, el Forestal Park, el Madrid Snowzone y, dentro de la ciudad, se pueden visitar lugares como el Museo del Ratoncito Pérez, el Museo de Ciencias Naturales, el Museo del Ferrocarril o el famoso Museo de Cera, en el Triángulo del Arte.

    Los espectáculos de cine y los musicales son un buen motivo para elegir Madrid: tiene la cartelera más potente de España y cuenta con títulos que siguen llenando salas año tras año como El Rey León. Para asistir a una de sus funciones será necesario que elijas tus fechas de viaje con antelación y lo cuadres con la disponibilidad de entradas. Las puedes comprar por internet y así tener todo a mano cuando ya estés en Madrid.

    Pero la capital de España es en sí misma un auténtico parque de atracciones para niños y mayores. Sus bonitas calles, la experiencia de viajar en metro, recorrer en bus turístico las grandes avenidas como la Gran Vía o el Prado, ver la estación de Atocha con todos sus trenes o visitar el estadio del Real Madrid. Para comer, los peques tendrán todo tipo de propuestas de cocina internacional y para los más gourmets, restaurantes de élite repartidos por los barrios de moda de la ciudad.

    En cuestión de alojamiento, hay muchas cadenas hoteleras que han pensado en las necesidades de los que viajan con niños y que han creado hoteles urbanos muy exclusivos, cómodos, modernos y sobre todo amplios y prácticos. Algunas de esas firmas son, por ejemplo, los NH, Vincci Hotels, Barceló, Melià y Petit Palace. Todas cuentan con un buen abanico de hoteles urbanos para familias en Barcelona y Madrid, como el Petit Palace Museum en Barcelona o el Petit Palace Plaza del Carmen en Madrid. Estos dos, por ejemplo, destacan por sus habitaciones especiales para alojarse con niños de todas las edades: ofrecen amplias camas, literas, ordenadores con Internet gratis y regalos de bienvenida infantiles.

    Comments are closed.